El nuevo álbum de Justin Timberlake ha vendido casi un millón de copias en su primera semana en Estados Unidos y para celebrarlo, el artista se animó a celebrar el éxito de The 20/20 Experience regalando discos autografiados.

Timberlake escondió en algunos lugares de Estadios Unidos 5 copias autografiadas de su último disco y vía twitter anunció “Puse 5 vinilos firmados por el país #Staytuned #finderskeepers”. Luego a través de instagram fue soltando las pistas para conseguir alguno de ellos.

Los ganadores estuvieron en ciudades como Nueva York, Memphis, Chicago, Tennesse, Illinois y Timberlake publicó en twitter fotos de cada uno de ellos.

No es la primera vez que JT da sorpresas a sus fans; la semana pasada publicó en su canal Vevo un video en el que aparece sorprendiendo a sus “más grandes fanáticos” en lo que suponía ser una campaña publicitaria para su disco 20/20.

Nielsen SoundScan anunció que el tercer álbum del cantante, The 20/20 Experience, ha vendido 968 mil unidades. Es el 19 disco en los 22 años de historia de Nielsen que ha vendido más de 900 mil piezas en siete días.

20/20 Experience es el disco de Timberlake tras su FutureSex/LoveSounds de 2006 certificado multiplatino, el cual también le dio dos Grammy, a la mejor canción dance y a la mejor colaboración de rap. El nuevo cd incluye los sencillos promocionales Suit & Tie y Mirrors.

“Las cifras son agradablemente sorprendentes” dijo Tom Corson presidente y director general de RCA Records, que lanzó el disco de Timberlake.

El sello había calculado que 20/20 vendería entre 500 mil y 600 mil unidades, dijo Corson.

Timberlake (31) escogió una buena estrategia para promover su nuevo disco: Tuvo una presentación en los Grammy, estuvo como invitado y cantó en Saturday Night Live y pasó toda una semana en Late Night with Jimmy Fallon. El cantante también se asoció con Target para la edición de lujo de 20/20 y el álbum se transmitió por iTunes antes de que fuera lanzado.

20/20 es un disco poco convencional con una mezcla de R&B, soul, pop y sonidos futuristas. Sus 10 canciones tienen en promedio siete minutos cada una.

Corson cree que la clave de Timberlake para promover el disco fue menos es más: “Sentimos como si hubiera estado por todas partes, no tuvo que hacer mucho porque no lo necesitaba. Pero hizo cosas importantes”.