El popular tema de la banda británica Queen “Bohemian Rhapsody” cumple hoy 40 años desde su publicación en el disco “A Night at the Opera”, el 31 de octubre de 1975.

La canción, compuesta por Freddy Mercury y estrenada en directo en Liverpool (Inglaterra) en noviembre de aquel año, ha vendido seis millones y medio de copias como sencillo en todo el mundo desde entonces y ha sido versionada por decenas de artistas.

Elton John, Axl Rose, Robbie Williams y la Orquesta Filarmónica de Londres, entre otros, han interpretado una pieza con una estructura más similar a una rapsodia clásica que a un tema de rock.

La grabación de la pieza se desarrolló en seis estudios y tensó al máximo la tecnología disponible en la década de 1970.
“‘Bohemian Rhapsody’ no era la canción más difícil de tocar en directo. Cuando planeábamos aquella primera gira no estábamos preocupados por eso, pero nos dimos cuenta de que no tenía sentido intentar recrear la sección operística del tema siendo solo cuatro” sobre el escenario, rememoró esta semana en la BBC el guitarrista Brian May.

Tras estrenar el tema en la gira inglesa de “A Night at the Opera”, Queen incluyó “Bohemian Rhapsody” en todos sus conciertos a partir de entonces, incluida la última actuación de Mercury, el 9 de agosto de 1986.

Las interpretaciones de la letra del tema han ocupado durante años a los aficionados a la banda.

“Scaramouche”, uno de los términos que se repite en la rapsodia, es uno de los personajes de la comedia del arte, el teatro improvisado italiano del siglo XVI, un bufón que siempre se las apaña para salir de las situaciones enrevesadas en las que se embarca.

El nombre de “Galileo”, por su parte, podría haber sido escrito en referencia a May, que se licenció en Física y Astronomía en el Imperial College de Londres en 1968.

“Creo que a Freddie le divertía que hubiera tantas interpretaciones distintas de esa letra. Creo que es una canción magnífica que está más allá del análisis. No es que quiera eludir el asunto, es que pienso que amamos algunas canciones precisamente por eso”, dijo el guitarrista.

“Tengo mis propias ideas y sentimientos sobre ‘Bohemian Rhapsody’, pero odio hablar de ello”, admitió May.

EL SECRETO EN LA LETRA

Quizás May odie hablar de sus sentimientos hacia la canción por la teoría que defiende el letrista Tim Rice, que trabajó con el líder de Queen en su álbum en solitario Barcelona.

Rice indicó en una entrevista concedida al periódico británico Daily Mail la semana pasada, que las palabras al inicio de la canción serían el anuncio público de la homosexualidad de Freddie Mercury; hipótesis que también  defiende Lesley-Ann Jones, autora de la biografía del cantante, a quien – según el Daily Mail – la última pareja de Freddie Mercury, Jim Hutton (que murió en 2010) se lo confirmó.

“Mamá, acabo de matar a un hombre. Le he puesto una pistola en la cabeza, he apretado el gatillo y ahora está muerto”, podemos escuchar en la canción. Tim Rice explica que Freddie Mercury pudo haber “matado al antiguo Freddie, a su antigua imagen (…). Su vieja imagen, heterosexual, había muerto. Había destruido al hombre que intentaba ser y ahora era él mismo, intentando vivir con el nuevo Freddie”, dice Rice.

Sea como sea, Bohemian Rhapsody es, a la fecha, una de las obras cumbres de Mercury, cuyo legado vivirá por siempre.