meghan-trainor-thank-you-album-cover-large-640x640.jpg

Thank You es el segundo disco de la cantautora estadounidense Meghan Trainor, un álbum mucho más complejo que su debut Title, que fue un sorpresivamente exitoso debut.

Vayamos al inicio, cuando en 2014 All about that bass empezó a escalar posiciones en las listas de popularidad, muchos se imaginaron que Trainor sería una “One hit wonder”,  pero un poco después, sorprendió a los críticos con los éxitos Dear Future Husband y Lips Are Movin; temas en los que resucitaba el sonido pop de los años 50 y que la hicieron acreedora al premio Grammy a Mejor nuevo artista y casi 2 millones de copias vendidas.

Pero no se durmió en los laureles, decidió salir del estilo que le estaba funcionando y presenta No, el primer sencillo de su segundo disco. Una dinámica canción que evoca a las mujeres fuertes del pop de finales de los 90 e inicio de los 2000 en una mezcla de R&B con dance. Es una lástima que evoca tanto a Britney Spears/ Destiny’s Child/ TLC que Trainor pierde su propia voz.

Después de esa tarjeta de presentación, del disco sale el segundo sencillo Me Too el tema más bailable del disco, en el que se puede encontrar alguna influencia Motown que recuerda a la antigua Meghan, pero también la engancha con una antigua Britney Spears de los noventa mezclada con EDM.

Nos encontramos con un álbum que supone una ruptura absoluta con lo que fue el debut de Meghan Trainor. La chica mencionó a Time que le gustaría ser la versión femenina de Bruno Mars, quien ha pasado por varios estilos del espectro musical de manera exitosa; Thank You supone su primer intento por conseguirlo.

Entre los temas más destacados del disco se encuentran Better, una canción mid-tempo en colaboración con el rapero Yo Gotti que no le suma mucho al tema – Trainor podría grabarla sola y sería igualmente agradable;  Woman Up, una canción de empoderamiento femenino con unas gotas de funk; Watch Me Do, que tiene influencia Hip Hop y podría ser la prima de Jump de Pointer Sisters; Hopeless Romantic y Kindly Calm Me Down que por ser baladas permiten disfrutar de la voz de Trainor sin problema y demuestran que no necesita tanto arreglo y tanto sonido digital para presentar su propuesta, algo que debería suceder en todo el disco.

Thank You nos presenta un cambio radical con respecto al disco debut de Meghan Trainor, tiene un sonido más moderno que mantiene el contenido de mujeres al poder, su amplitud de registros vocales, pero que por momentos logra que la artista se pierda entre tantas influencias y parecidos.