phone.jpg

La Federación Internacional de la Industria Discográfica (IFPI) ha elaborado con la empresa de estudios de mercado Ipsos Connectha un amplio trabajo de investigación sobre la evolución en los hábitos de consumo de música. El proyecto, presentado en Londres, se llama “Music Consumer Insight Report 2016”.

La IFPI tiene como propósito “establecer y observar la evolución de los distintos hábitos de consumo de música y determinar los principales cambios en un mercado mundial que ha evolucionado hacia lo digital en esta última década” ahora que el mercado mundial de la música esta en constante transformación, según información publicada en la página oficial de la federación.

Para realizar el estudio, los investigadores obtuvieron datos de usuarios de internet 16 a 64 años, centrándose en los principales mercados de venta de música del mundo: Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña, Francia, Alemania, España, Italia, Suecia, Australia, Japón, Corea del Sur, Brasil y México; que representan el 84% del mercado mundial de música grabada.

Youtube: gratis, a demanda y sin remunerar adecuadamente.

El informe destaca la posición dominante de YouTube entre los servicios de música -el  82% de los 1.000 millones de visitantes que tiene la página, acceden a ella con el fin de ver vídeos musicales -, si bien los consumidores acceden principalmente a la música que conocen, bajo demanda, y sirve poco para descubrir novedades.

Los autores observan que YouTube no remunera de forma justa a los artistas, al amparo de una legislación desfasada que no fue diseñada para este tipo de servicios.

Otros datos relevantes.

Los teléfonos móviles avanzan para reemplazar a los ordenadores como dispositivo más utilizado para escuchar música, especialmente en los países desarrollados, indica el estudio.

El informe revela que los móviles son además el aparato preferido por los usuarios de servicios de “streaming” (transmisión en directo) con suscripciones de pago. Un 71 % de los usuarios de internet de 16 a 64 años acceden a música “online” licenciada por los productores, al tiempo que los servicios de audio en “streaming” de pago están aumentando su popularidad, especialmente entre los menores de 25 años.

Actualmente, un tercio de las personas de entre 16 y 24 años disfrutan de ese tipo de acceso por suscripción.

Según el estudio, los jóvenes están “muy comprometidos con la música”: un 83 % de entre 13 y 15 años escucha música de servicios legales y la mayoría se muestra dispuesta a pagar para disfrutar de sus temas favoritos.

No obstante, la infracción de la propiedad intelectual sigue siendo un problema importante: más de un tercio de los usuarios de internet accede a contenidos musicales no autorizados, y la mitad de la población de 16 a 24 años descarga ilegalmente desde sitios como YouTube.